jueves, septiembre 11, 2008

De chivos y tickets...

ESCENARIO: C.C.Tolón, 6pm y la cola para pagar el ticket del estacionamiento: sin precedentes. Alicia se pone en la fila, con ticket, plata y llaves del carro en la mano, como si eso hiciera posible salir más rápido del infierno subterráneo. El amigo con el que anda (Rodrigo) le nota a Alicia en la cara que sus ánimos sulfurados por la impaciencia pueden resultar en una suerte de combustión espontánea en cualquier momento, así que la conversación fácil que llevaban hasta entonces muere drásticamente. Frente a ellos, una mamá histérica lleva de la mano (arrastra violentamente) a un niño como de tres años, con los ojos llenos de tragedia como los de Bambi cuando los cazadores lo dejan semihuérfano. Durante los 15 minutos que toma llegar hasta la cabina donde la cajera cobra lento a propósito, la relación madre/hijo se deteriora progresivamente...

Madre: Un chivo, Juan Andrés. ¡UN CHIVO ES LO QUE TÚ ERES! (ok... ¿Quién le dice a alguien que es un chivo, y bajo que circunstancias se hace uno acreedor de semejante epíteto?)
Juan Andrés: ...sniff...
Madre: Sólo un chivo hace esas cosas. Sólo un chivo bruto. Bruto, no. ¡BRUTÍSIMO!
Juan Andrés: ...sniff sniff....
Madre: No, no. A mí no me vas a lloriquear así, Juan Andrés. Bastante pena me haces pasar cada vez que salimos, Chivo. CHI-VO. C-H-I-V-O ¡CHIVO! (como si el niño supiera deletrear o le quedara de esa forma más claro que él no es un pequeño primate cuasi-civilizado, sino un chivo)
Juan Andrés: Pero mamita...
Madre: Mamita nada, chico. MAMITA NADA. NA-DA, N-A-D-A ¡NADA! (a la señora le gustaba lo de separar en sílabas y deletrear)
Juan Andrés: ...sniff...
Madre: Mira, no sigas con la lloraderita. No tienes razones para estar llorando. Si tú lo que quieres es llorar, yo te doy razones para que llores. ¡CHIVO! (Los gritos de CHIVO eran cada vez más altos, así que ahora cada vez que lo lean, imagínense a toda la cola de gente dando un saltico disimulado de pánico)
Sr. Metiche: ¡Señora, por favor deje de decirle chivo al niño!
Madre: Este es MI hijo y yo le digo como me de la gana. ¡COMO ME DE LA GANA, ¿OYÓ?! Es MI chivo, ¿oyó? MI CHIVO.

Ya a estas alturas, Roro y Alicia intercambian miradas de asombro. Él tiene una sonrisa en la cara de que lo que tiene son ganas de espaturrarse de la risa, y ella, horrorizada, viendo la escena con ojos de que al próximo "CHIVO" apelará a la LOPNA, o como mínimo se tomará la molestia de explicarle a la señora que para dar a luz a un chivo se tiene que ser cabra (léase, cabr*na). La cola ha avanzado, y le toca a la Madre pagar el ticket.

Cajera: ¿Ud. otra vez? (ahora todos los de la cola nos vemos la cara. Aparentemente el episodio de la Madre y el Chivo se repite regularmente)
Juan Andrés: (Con cara culpable, y asintiendo con la cabeza) ...sipi.
Cajera: ¿Y su ticket?
Madre: No lo tengo.
Cajera: Bueno, tiene que pagar ticket perdido entonces.
Madre: NO ME VENGA CON ESA. Usted vio que yo pagué ese ticket hace como 15 minutos.
Cajera: Bueno, pero si de aquí al carro lo perdió, igual es un ticket perdido, yo no puedo hacer nada.
Juan Andrés: ...sniff...
Madre: Llámeme YA MISMO al supervisor. YA MIS-MO.

Todos en la cola soltamos un suspiro colectivo, señal de que sabemos que esto nos va a costar media hora de nuestro día. La mujer voltea y con una mirada, de esas fulminantes que sólo una madre es capaz de lanzar, nos silencia rapidito. La mujer luego regresa su atención a Juan Andrés y susurra algo ininteligible de lo que sólo se distingue "chivo, chivo, tú lo que eres es un chivo, chivo, bruto, chivo..."

Supervisor: ¿Cómo la ayudo, señora?
Madre: Que yo pagué mi ticket, ¿No? Aquí está la facturita y todo (un papelito arrugado)...
Supervisor: Ajá...
Madre: Y bueno, que ya no tengo ticket y quiero salir.
Supervisor: ¿Perdió el ticket?
Madre: No...
Supervisor: ¿Se le mojó o arrugó?
Madre: No...
Supervisor: Y entonces, ¿Se lo tragó la máquina?
Madre: ¿La máquina?, OJALÁ. No, señor. (Como le tiene agarrada la mano a Juan Andrés, levanta el brazo y al niño al mismo tiempo.) Dile, Juan Andrés. Dile lo que hiciste.
Juan Andrés: No, mami, no quiero.
Madre: Se lo dices tú o se lo digo yo. Mire, como yo estaba manejando se lo pasé a éste que está aquí para que me lo sostuviera mientras iba de retroceso, y EL CHIVO, PORQUE SÓLO UN CHIVO COME PAPEL, SE LO TRAGÓ. ¡CHIIIVOOOOO!


Por supuesto, de ahí en adelante no escuchamos lo que pasó, porque la carcajada colectiva del público atento no nos dejaba, y porque nosotros mismos tuvimos que sentarnos y respirar para pasar el ataque de risa. No me queda más que agradecerle a los chivitos caraqueños, que son locos bajitos, por hacer de las suyas cada vez que pueden; y a las madres histéricas, que son locas altotas, por hacer de mi cola una anécdota y de mi tarde algo digno del teatro, o como mínimo, de Seinfeld.

12 comentarios:

  1. jeje Esos dialogos, solo en Venezuela!

    ResponderEliminar
  2. me has hecho llorar de la risa..

    solté la gran carcajada en la oficina...


    que VAI-NA-TAN-BUE-NA

    jajajajajaja

    ResponderEliminar
  3. TU SABES LO QUE ES LLORAR DE LA RISA COMO UN IMBECIL QUE TUVE QUE DRAMATIZAR EL CUENTO EN FRENTE DE MI FAMILIA???? QUE VIVA JUAN ANDRES!!!!

    ResponderEliminar
  4. Miss Alice.. con decirte que tuve que hacer un mail.. de estos en cadena y envíarselo a mis amigos mas cercanos con el link de tu web... y el cuento del chivo... mi prima me dijo que casi se hace pipi de la risa..Además tengo una amiga que tiene un hijo que se llama Juan Andrés y tiene 4 años.. . .pero felicidades este cuento es demasiado bueno DOUBLE COMMENT

    ResponderEliminar
  5. Hola trabajo con Vane Vallenilla y me hizo leer esto! no te puedes imaginar cuánto me reí!!!!! sólo una madre sabe que estas cosas pueden pasar!!!!! Gracias por compartir este cuento tan bueno.

    ResponderEliminar
  6. JAJAJAJAJAJA MARICA MISS ALICE YO TAMBIEN LLORE E HICE UN CHAIN MAIL CON ESTO! DEMASIADO BUENOOOO!!!
    Chama a ti te pasan y presencias unas vainas locasss its like you have a magnet! muaksss

    ResponderEliminar
  7. de verdad que el niño es un CHI-VO

    ResponderEliminar
  8. llore de la risa... son como las 4 de la manana and i can't stop laughing... y por supuesto ya pase tambien el respectivo mail con el link... saludos!

    ResponderEliminar
  9. HAHAHAHAHA.

    Que loco, este escrito deberia estar en "solo en venezuela" por que no creo que en no se, Nueva Zelanda, ocurran cosas asi.

    ResponderEliminar
  10. aja, bueno, y por que se comio el papel?, no sera un niño verde?, estara reciclando?, si come papel... evacua carton? que es de la vida de Carlos Cicilia?, por que las cucaracha no son afectadas por la radiacion nuclear?....
    Me quedan aun muchas dudas!!!

    ResponderEliminar
  11. Puedo venir 30 veces a leer este post y todas las veces voy a llorar de la risa.

    ResponderEliminar